CARTA DE UNA FUNCIONARIA CONVERTIDA EN ACTIVISTA

“Llevo bastantes años trabajando en la Administración Pública. He pasado por épocas difíciles. Soy funcionaria. Catalana. Nunca había experimentado una tristeza y una decepción como ahora. Nunca había vivido un ambiente tan tenso, no solo en mi puesto de trabajo sino en casi todos los sitios. En algunos es insoportable. En otros se va llevando mejor, pero incluso en los que lo llevan  mejor, la tensión va por dentro. Nunca me había sentido tan humillada y tan enfadada con los políticos que dirigen el Departament como ahora. Nunca tan avergonzada de las mentiras. Hasta hace poco, eran mis políticos, pero se han pasado un montón y en nuestro Departament de Territori i Sostenibilitat es en dónde mejor lo saben por el cargo que ocupa nuestro Secretari General.

Hay miedo. Mucho miedo. A veces le veo la razón. Otras veces no. Miedo en los interinos  a ser despedidos, miedo de compañeros que tienen un cargo a que se lo quiten, miedo a que no te den ese cargo que quieres, miedo a que te quiten ese dinero… miedo a  que te hagan el vacío porque opinas diferente y lo dices.  Miedo a que te acusen de trabajar mucho o de trabajar poco. Me parece  una situación terrible y a veces patética.

Os cuento un caso, como muestra: una compañera con carrera universitaria comenta cuanto le gustaría  poder desarrollarse profesionalmente y ejercer en la administración, en la que encuentra a faltar la existencia de sistemas de impulso y  promoción profesional. Piensa que se está desaprovechando  mucho talento. A  mi me parece una buena reflexión. Pues bien, en cuanto se ausentó la pusieron verde, con un ensañamiento que me impresionó. Como si fuera culpable de algo. Al parecer si ella tenía un puesto de inferior categoría tenía que aguantarse y no pensar nada más.  Es sólo un ejemplo, pero  muy significativo de lo que se piensa, de ese individualismo feroz y destructivo que lleva a que cada cuál se ocupe de si mismo, de su pequeña y miserable parcela, muchas veces consistente en una tarea rutinaria, poco eficaz y en muchos casos sin ningún valor. No hay una cultura del compartir, de colaborar, de conocer qué se hace en el despacho de al lado. Solo los más viejos conocen algo de cómo funciona el Departament, nuestro Departament  llamado ahora de Territori i Sostenibilitat. Hay personas que únicamente conocen la planta en la que trabajan y quizás la de Recurso Humanos porque tuvieron que ir a preguntar algo, pero nada más. Y hay servicios que se niegan a compartir conocimiento e incluso bases de datos. Sí, podéis creerlo. Muy poca idea de servicio público, de trabajar por el bien común.  El ciudadano más bien es percibido como una molestia: ”pero qué se ha creído”, “no se entera de nada”, “a ver si cree que estamos a su servicio”. Son frases reales.

Quizás estoy viendo las cosas con demasiado pesimismo y de manera muy parcial. Quizás ya estoy vieja. Es así. No estoy en mi mejor momento, pero ojalá fuera eso y todo se redujera a un problema propio.

En realidad lo que quería decir es que yo ya he dejado de tener miedo, he tomado mis decisiones y en esta carta quiero explicaros el cómo y el por qué.

Yo era de las que estaría clasificada como de ideología bastante moderada y despreciaba muchos movimientos e ideas, creyendo que iban “en contra de los míos”. Ahora he cambiado mucho y este cambio creo que es la parte positiva que he sacado a esta época.

Me estoy convirtiendo en algo que nunca en mi vida pensé: activista. Pero lo haré a mi manera y con mis tiempos. Estuve dispuesta a aceptar que no había más remedio, que no se tenía intención de perjudicar el servicio público, pero nunca, nunca les perdonaré la humillación pública, el desprestigio y la humillación que supuso meterse con cosas como los días de asuntos personales, de premio por los años trabajados… Ahí me dolió mucho, sobre todo porque “eran de los míos”, pero ahí fue donde me empecé a dar cuenta y entender que yo podía hacer algo, que no me iba a quedar en la decepción y la impotencia.

Aún no tengo claro a qué voy a dedicar la poca energía que me queda, pero lo haré y de momento ya he tomado algunas decisiones, que os exlico, por si sirven a alguien.

En mi trabajo diario he puesto en práctica eso del supuesto privilegio de tener “empleo fijo” o “para toda la vida”, como dicen, así que os hago una lista de lo que practico:

  • No transijo una ni con mis compañeros ni con mis jefes. Cualquier cosa que debáis firmar y estéis en desacuerdo, no lo firméis.
  • No aceptéis ningún mandato de nadie para adelantar/retrasar cualquier  expediente, sea el que sea, aunque os perjudique, aunque os cueste perder dinero, aunque implique un riego de traslado. A mi me es exactamente igual. Ejerzo mi condición de funcionaria, que es el servicio público, el bien común y no el bien de unos cuantos, y lo pienso ejercer en mi día a día.
  • Denunciad cualquier cosa que, dentro del ámbito que os corresponda os parezca que es ilegal, alegal o poco ética.  Para mi se han acabado los documentos confidenciales. Supongo que procurarán no darme ninguno de estos documentos confidenciales, vale, pero si alguno cae en mis manos por casualidad y es ilegal, lo sacaré a la luz pública.

Voy a trabajar sindicalmente. No sé qué nivel de participación podré tener, pero lo haré. Me he dado cuenta  que no tengo que estar al 100% de acuerdo con un sindicato para colaborar y que es cierto que si quiero cambiar algo, tengo que participar.

En realidad, este cambio personal que estoy haciendo público creo que vino al oír en una asamblea a la representante de CCOO decir que la fuerza la teníamos nosotros porque sabíamos todo lo que pasaba en el Departament. Eso es así, por lo tanto, en lo que a mi respecta, la voy a utilizar. También dijisteis que sobre todo teníamos que pensar que siempre se podía hacer algo. Que no teníamos que caer en la impotencia y la pasividad de decir “esto no sirve para nada”,  ya sea una concentración, una protesta, una huelga, un escrito. Creo que no me di cuenta en el momento, pero luego esa idea me iba rondando constantemente y cuando la pude clarificar, cambió mi manera de ver las cosas y de verme a mi misma. Por cierto ahora entiendo el lema que ponéis en los mails de las concentraciones de los viernes.

Soy una funcionaria, una empleada pública que trabaja en una institución pública, pero soy algo más: una ciudadana con una responsabilidad social y esta condición, creedme, me coloca en una situación que nunca más hará que me sienta impotente. Si alguno de vosotros podéis asumir este rol, la satisfacción personal que se siente, es una maravilla.

Además quiero decir que estoy muy decepcionada con la política autonómica. Un día pensé que desde Catalunya gobernaríamos mejor, que demostraríamos al resto del mundo que podíamos hacer cosas grandes y  que nuestra lengua, el catalán, daría lugar a una nueva Renaixença. Nada ha sido así. El catalán ha sido traicionado y utilizado y solo sirve de disculpa para justificaciones  políticas. Esta carta la redacto en catalán, pero también como protesta la he traducido al castellano. Y lo hago porque me da la gana. También me voy a permitir esta libertad. Igual no hago bien, no estoy muy segura, pero es lo que quiero, puedo expresarme perfectamente en catalán y en castellano y paso de dar explicaciones, aunque os aseguro que podría hacerlo.

Finalmente decir que me ha gustado mucho vuestra declaración de principios  en el blog. Me sirvió para darme cuenta de muchas cosas.

Y también me gusta el estilo del blog, que además de los temas sindicales y laborales se ocupa de muchos más aspectos de la vida. Los artículos,  los vídeos (a ver si ponéis uno de Leonard Cohen) son estupendos y el de Babies, me emocionó. Tambien las canciones y las frivolidades. Y todo eso de los enlaces. Estoy aprendiendo mucho. Creo que es un gran esfuerzo de vuestra parte. Felicidades.  Os lo digo para animaros a que sigáis adelante y para que no penséis que no sirve para nada. A mi sí me ha servido.

Si publicáis mi carta, gracias por hacerlo. Si le sirve a alguien, me daré por satisfecha. Si no lo hacéis, no pasa nada, porque mi primer objetivo era decirme esto a  mi misma, por escrito, para entender bien lo que me está pasando. Gracias de todas maneras.”

Nota: el título, el magnífico y precioso vídeo de Leonard Cohen “Dance Me To The End Of Love” y los links, lo hemos puesto en la Red Pública. El resto de la carta está tal cuál la recibimos. Gracias por enviarla, por los ánimos y os animamos a seguir compartiendo vuestras ideas.

La Red Pública

Anuncios

10 comentarios

  1. El primer pas és adonar-se que no són “els teus”. Sempre han sigut i sempre seran “els SEUS”.
    No ens tenen en compte. Excepte quan ens poden treure el suc…
    Ànim i endavant!

  2. Felicidades…habla y piensas como mucho, gracia por redactarlo tan bien…gracias

  3. Et felicito!! companya en aquest salvatge i desagraït món que és la funció pública. Recordo un cas similar i el “rebel” en qüestió va marxar després de passar dos anys veient llargmetratges de cinema negre en el seu ordinador (recordo que tenia especial predilecció per la saga de “el padrino”, mai ho vaig arribar a entendre), ja que no li van passar per signar ni les autoritzacions de l’escola dels seus nanos.

  4. Hi ha coses que no entenc, o entenc massa bé. En primer lloc et defineixes com a funcionaria catalana que hi té a veure aquí la nacionalitat. Segon, dius que mai t’havies sentit tan humiliada amb els polítics actuals. Serà pq no vas conèixer l’època pre-Solans (la gent es barallava per tenir feina, hi havia més privilegis i favoritismes que ara). Deus ocupar un lloc de molta responsabilitat quan t’arriven documents confidencials. I per últim, dir-te que ens una afortunada de poder protestar en castellà a la Generalitat. Ja m’agradaria tenir aquest dret que tu tens i que a mí se’n nega, com a català, poder protestar al Gobierno de ESPAÑA en català. També dius que estas molt decepcionada amb la política autonòmica i amb la del Gobierno de ESPAÑA tant si mana PP o PSOE, no ? Quina casualitat que aparegui aquesta carta el divendres abans de la reflexíó. Ai, ai, que se’t veu el llautó.

  5. Estimada,

    La teva carta obra una petita escletxa al “mur endins” de la nostra estimada Generalitat de Catalunya i permet que entri una mica d’aire pur i renovat.
    Gràcies per compartir-ho. Nosaltres, també, som POBLE de Catalunya

  6. Gracies pel rey escrit, sapigues una cosa encara que arribi tard: CATALONIA NOT IS CIU

    • He llegit en molt d’atenció la teva carta; estic molt de cor amb moltes coses; jo fa més de 30 anys que estic a l’administració i podria escriure un llibre de les coses que m’han passat, però soc covarda i no ho faig. Però quana he arrivat al punt que deies que havies escrit la carta amb castellà perquè “me da la gana”, fins aquí hem arrivat (i no sóc pas de Convergència)

  7. Yo ya pase por todo este calvario durante 5 años hace ya 6 años, sigo orgulloso de mi honestidad, haciendo lo que debo, pero desgraciadamente los mismos que intentaron doblegarme siguen ahí, votados ampliamente en esta falsa democracia. ¿Cuanto tiempo ha de pasar para que la gente se de cuenta?. Hoy soy yo, mañana serás tú, pasado mañana será él. Quizas es que somos demasidos y la cantera de votos parece inagotable. Lástima !!!!

  8. […] Hola bon dia. M’he animat a escriure aquesta carta perquè he llegit la que va enviar una companya funcionària. […]

  9. […] allá de estas circunstancias, las situaciones cotidianas, en el trabajo del día a día, en los equipos, han generado una multitud de problemas que […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: